La EPA Propone Fortalecer las Normas Nacionales sobre el Ozono

Bluebonnets

Presentado por Cari Buetow, Coordinadora del Programa Ambiental con la Ciudad de Austin, Departamento de Transporte de Austin

El 26 de noviembre de 2014, la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. (EPA) anunció su propuesta para fortalecer los estándares de calidad del aire en un rango de 65 a 70 partes por mil millones (ppb) para proteger mejor la salud y el medioambiente de los estadounidenses. La Ley de Aire Limpio requiere que la EPA revise los estándares cada cinco años. La EPA actualizó por última vez los estándares de ozono en 2008 y estableció los estándares en 75 ppb.

En la revisión más reciente, los científicos de la EPA examinaron numerosos estudios científicos, incluidos más de 1,000 nuevos estudios publicados desde la última actualización. Los estudios indican que la exposición al ozono en niveles inferiores a 75 ppb puede representar una amenaza grave para la salud pública, como causar o agravar el asma y otras enfermedades pulmonares, y se ha descubierto que el ozono está relacionado con la muerte prematura por causas respiratorias y cardiovasculares. Además, nuevos estudios muestran que la exposición repetida al ozono impide el crecimiento de los árboles, daña las plantas y reduce los rendimientos de los cultivos.

Mientras que los niveles de ozono en el centro de Texas continúan mejorando, es posible que el progreso no ocurra lo suficientemente rápido para seguir cumpliendo con los estándares propuestos. Se espera que la EPA emita los estándares finales de ozono para el 1 de octubre de 2015. Si la EPA establece los nuevos estándares de ozono en el límite inferior del rango propuesto, 65 ppb, las proyecciones actuales indican que la continuación del programa de reducción de emisiones de la región es necesario para mantenerse en logro. Si la EPA designa “no cumplimiento” en el centro de Texas para el ozono a nivel del suelo, lo que podría ocurrir en octubre de 2017, podría haber un impacto económico significativo para la región. Las nuevas regulaciones podrían restringir la expansión industrial, retrasar los fondos para la construcción de carreteras y aumentar el costo de hacer negocios en toda la región. Las consecuencias regulatorias de una designación de incumplimiento podrían durar entre 25 y 40 años.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.