Empresas de bicicletas sin estación han aparecido en todo el país en los últimos años y después de una primera presentación infructuosa en la región de Austin, tanto el Departamento de Transporte de la Ciudad de Austin como la Ciudad de San Marcos y la Universidad Estatal de Texas (Texas State Univeristy) han señalado que están listos para su reintroducción en la región. Entonces, ¿qué es una bicicleta de alquiler sin estación y puede cambiar la forma en que viajamos?

Como su nombre lo indica, una bicicleta de alquiler sin estación no requiere una estación de depósito. Las bicicletas se rastrean con chips GPS y se pueden bloquear o desbloquear usando una aplicación de teléfono. El alquiler de las bicicletas suele ser bastante económico, en el rango de $1 por hora, conveniente para viajes cortos, especialmente para viajes al centro o al campus, y es fácil de usar. Un gran ejemplo es usar una bici sin estación para llenar el espacio de “última milla” entre su destino y una alternativa de transporte como una parada de tránsito.

Las bicis de alquiler sin estación pueden ser una excelente forma de viajar de manera más sostenible. Sin embargo, se deben reconocer una serie de desafíos. Las bicicletas mal colocadas pueden ser un gran dolor de cabeza, desde bicicletas que se dejan en propiedad privada hasta bicicletas que ocupan espacio en la acera. Otras preocupaciones incluyen que haya una distribución adecuada de las bicicletas en lugares donde los pasajeros puedan usarlas y la calidad/confiabilidad de las mismas.

Por ahora, Austin y San Marcos están avanzando con los pilotos de un año para probar el uso compartido de bicicletas sin estación y si todo va bien, esto podría ser un elemento permanente en nuestra región.

This page is also available in: English (Inglés)